Unelco-Endesa: la penumbra del monopolio de la luz

Unelco-Endesa: la penumbra del monopolio de la luz
Vuelve a subir la tarifa de la luz. El anuncio que realizó el titular de Energía, Industria y Turismo, José Manuel Soria, a finales del pasado año no cogió por sorpresa a los ciudadanos, que están acostumbrados a las contradicciones del ministro que consiguió hacer que los bolsillos de los consumidores se echaran a temblar hasta en cinco ocasiones en 2013.
 
De hecho, los medios de comunicación no han dejado de publicar datos desalentadores durante ese intervalo de tiempo, que advirtió de que la parte fija de la factura de la luz se ha duplicado en el último año, hasta alcanzar los 42 euros kilovatio/hora en febrero de 2014. Esto quiere decir que la cantidad mínima que se paga al mes se ha multiplicado, indiferentemente de que se usen más o menos los electrodomésticos. Como resultado, el consumo real energético pesa cada vez menos en la cuenta y solo representa el 14,8% de lo que se paga.
 
Con aumentos del recibo que se han disparado trimestralmente en una sociedad donde los desahucios están a la orden del día y la reforma energética propuesta por Soria pisoteada por su homólogo en Hacienda, Cristóbal Montoro, la Administración central hace malabares para poner un parche al déficit de la tarifa eléctrica, es decir, el desfase que se produce entre los ingresos y los costes del sistema. Según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), ésta se situó en unos 3.500 millones de euros en los once primeros meses de 2013.
 
Lo que tampoco cambia es que parte de los impuestos que se pagan en la Península vienen a sufragar el sobrecoste energético del micromundo canario, monopolizado por Unelco-Endesa, cuyos sistemas independientes derivados de su insularidad suponen que el Archipiélago dependa del exterior un 99%.
 
Es en este punto en el que cabe preguntar cómo es posible que Unión Eléctrica de Canarias Generación S.A. (Unelco) se sitúe en el primer puesto, con diferencia, del ranking empresarial de facturación y beneficios de las Islas.
 
Y es que, según un informe financiero al que ha tenido acceso Canarias Ahora, la filial de Endesa en el Archipiélago registró más de 1.900 millones de euros de facturación y un beneficio neto de nada menos que 305 millones (un 16% sobre la facturación) en 2012, año en que despachó 10 millones de Megavatios-hora (MwH). Unas cifras sorprendentes si se comparan con las del conjunto de la multinacional a la que pertenece, Enel, presente en 40 países de cuatro continentes.
 
La compañía estatal italiana facturó en el mismo periodo 85.000 millones de euros y obtuvo un beneficio neto de 3.500 millones, según información extraída de su página web. Es decir, con apenas el 0,008% de los trabajadores del grupo (600 de un total de 74.000), Unelco-Endesa contribuyó en 2012 al negocio de Enel con el 8,71% de los beneficios totales.
 
En la comparativa con otro gigante eléctrico, Eon, los datos son igual de elocuentes. El grupo alemán facturó en 2012 más de 130.000 millones de euros y obtuvo un beneficio neto de 2, 64 millones, lo que representa el 2% de la facturación, una octava parte del porcentaje de beneficios cosechado por Unelco-Endesa. Y ello a pesar de que Eon genera una cantidad de energía eléctrica que equivaldría a 74 sistemas eléctricos canarios y opera con economía de escala.
 
Las ganancias reflejadas en la cuenta de resultados de Unelco-Endesa contrastan con los altos costes de generación eléctrica en las islas, de los más elevados de toda Europa. Producir energía en Canarias cuesta entre 220 y 240 euros por Megavatio/hora (Mw/h), cuatro veces más que el precio medio de la Península. El sobrecoste energético del Archipiélago, cifrado en 1.300 millones de euros anuales, representó en 2013 alrededor del 35% del manido déficit de tarifa. Esta deuda con las eléctricas, oficialmente reconocida por el Estado, ascendió el pasado año a 3.500 millones.
 
No son, sin embargo, los consumidores canarios quienes pagan este sobrecoste. Al menos, no en solitario. El Gobierno central ha establecido un mecanismo de compensación para los sistemas eléctricos insulares y extrapeninsulares (Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla), de manera que una parte del mismo es sufragada a través de los Presupuestos Generales del Estado y otra se carga en la factura de la luz de todos los usuarios nacionales.
 
Aislamiento y dependencia exterior
 
¿Cuáles son las causas de los elevados costes de generación eléctrica en el Archipiélago? Dos parecen claras: el aislamiento y la dependencia exterior de combustibles. Canarias tiene seis sistemas eléctricos aislados (sólo Fuerteventura y Lanzarote están interconectadas). La necesidad de replicar en cada isla un pequeño sistema a semejanza de las redes continentales incrementa considerablemente los costes.
 
A ello se le une que aproximadamente el 98% de la energía que se produce en el Archipiélago proviene de la quema de combustibles fósiles. El fueloil y, en menor medida, el gasoil son caros, bastante más que el carbón o el gas natural. Por el contrario, la cuota de penetración de energías renovables en el sistema es nimia, de apenas el 6%, a pesar de que los parques eólicos son capaces de generar energía por debajo de los 70 euros por Mw/h y el coste de la fotovoltaica es inferior a 120 euros por Mw/h.
 
Roque Calero, catedrático en Ingeniería Mecánica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, apunta una tercera razón: la obsolencia de las centrales eléctricas. "Las máquinas que tenemos en las islas son muy viejas. Salvo las centrales de ciclo combinado que hay en Juan Grande (Gran Canaria) y Granadilla (Tenerife), todas las demás son de vapor o diésel, muy antiguas, o turbinas de gas que consumen muchísimo", explica.
 
El experto en energía y modelos de desarrollo sostenible señala, a modo de ejemplo, que Unelco-Endesa sigue cobrando anualmente unos 90.000 euros por grupos diésel que llevan años sin funcionar, que son "chatarra", simplemente porque figuran como potencia disponible en el sistema eléctrico canario. A este respecto, Agustín González, miembro de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético en Canarias, apostilla que el Ejecutivo central paga complementos retributivos a la eficiencia o a la inversión a grupos vetustos de la misma manera que si fueran nuevos, lo que repercute directamente en la cuenta de resultados de la empresa.
 
Para Calero, la responsabilidad de estas disfunciones está compartida entre el Gobierno de Canarias y la empresa eléctrica que opera en un régimen monopolístico de facto y que, por lo tanto, "impone las reglas del juego"."Por un lado, ha habido una falta de planificación del Gobierno de Canarias, que puso centrales de ciclo combinado (gas y vapor) pensando en introducir el gas natural. Al no haber entrado, se está consumiendo gasoil, que es muy caro. ¿Quién tiene la culpa de esto? Yo creo que Unelco no, ha sido un problema de planificación. Donde sí ha tenido responsabilidad Unelco es en la renovación de los equipos, está sobreutilizándolos y, al no actualizarlos, tiene máquinas con un consumo específico muy alto, de hasta 300 gramos de fueloil por kilovatio/hora", afirma.
 
La tormenta tropical Delta, que asoló Canarias el 25 de noviembre de 2005, puso en evidencia el mantenimiento deficiente de algunas infraestructuras eléctricas del Archipiélago. El informe técnico encargado por la Consejería de Industria, Comercio y Nuevas Tecnologías del Gobierno regional al departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria fue contundente y revelador en sus conclusiones, cargando las tintas contra las administraciones autonómica y central y la compañía Unelco-Endesa.
 
Según este estudio, las torres de alta tensión presentaban una elevada corrosión. La ULPGC precisó que algunos de los apoyos analizados en el tramo entre la central de Las Caletillas y la de Granadilla tenían reducida su capacidad de carga a la mitad. La tormenta tropical produjo la desconexión de todas las líneas de transporte eléctrico de alta tensión en el área de Santa Cruz de Tenerife-La Laguna y daños en las de media tensión. En toda la isla fueron unos 200.000 abonados los que sufrieron cortes en el suministro eléctrico, que no se logró restablecer hasta el 2 de diciembre. En otras islas, fueron más de 170.000 los afectados.
 
El informe de la ULPGC puso de manifiesto la fragilidad del sistema eléctrico en el Archipiélago. "La responsabilidad de que en Canarias las infraestructuras no se hayan desarrollado de forma conveniente corresponde a todos los agentes implicados, especialmente a la Administración autonómica y central, así como a la compañía Unelco-Endesa", concluía el estudio.
 
Para Antonio Morales, alcalde de Agüimes y autor del libro Nos faltan luces. Reflexiones sobre un nuevo modelo energético, el Gobierno de Canarias ha hecho durante años "una dejación enorme" en su labor de fiscalización y seguimiento a la compañía eléctrica y no ha exigido ni al Gobierno central ni a la propia Unelco-Endesa las inversiones necesarias para mantener la red y garantizar el suministro futuro.
 
Morales coincide con Calero al afirmar que el Archipiélago cuenta con plantas "absolutamente obsoletas". Entre ellas, cita las de Jinámar, en Gran Canaria, y Las Caletillas, en Tenerife. "Son plantas altamente contaminantes, donde no se han hecho inversiones para remediar el grave problema medioambiental y de salud pública que se ha generado desde hace décadas con la complicidad de los gobiernos, también hay que decirlo".
 
El alcalde de Agüimes recuerda que el proceso de privatización de la eléctrica se saldó con numerosos despidos, lo que originó un incremento de las subcontrataciones y una reducción considerable de inversión en estaciones, subestaciones y en el mantenimiento de las líneas.
 

Tarifas de Luz en los medios

comparador de tarifas eléctricas de España

Tarifas de Luz, el primer comparador de tarifas eléctricas de España, tuvo una buena acogida en los medios de comunicación. Prueba de ello son las frecuentes entrevistas realizados en varios programas de radio de la COPE como invitados asiduos.

Síguenos

Contacto

91 10 11 118

Horario:
Lunes a Jueves 9:30 a 14:00 y 16:00 a 19:30.
Viernes hasta las 14:00

[email protected]