El automóvil se rebela contra el precio de la energía y pide comprarla fuera de España

El automóvil se rebela contra el precio de la energía y pide comprarla fuera de España
El mensaje del sector del automóvil es claro: los costes de la energía en España son inasumibles y restan competitividad a la industria. Y la solución que se apunta va en una doble dirección: que las empresas puedan comprar energía fuera de España para abaratar costes y que el mercado determine “libremente” las opciones energéticas. Es decir, que la industria no tenga necesariamente que soportar las expensas de las energías renovables.
 
En concreto, el automóvil –con unas exportaciones que en 2013 representaron 37.000 millones de euros– reclama un mercado energético europeo real “para garantizar el acceso a una energía segura y asequible para los consumidores industriales”. No se trata de un problema menor. Según sus datos, los costes energéticos representan el 3% en el proceso de fabricación de un vehículo, y hoy la energía, dice la patronal del automóvil, es sensiblemente “más cara”en España que en los países del entorno económico.
 
O expresado en términos más visuales: fabricar un coche en España puede ser 10 euros más caro que en el extranjero, lo que, multiplicado por los casi 2,2 millones de vehículos producidos el año pasado, da idea de la dimensión del problema. La solución que se propone es desarrollar infraestructuras de interconexión “tanto dentro de la UE como transfronterizas”, así como reducir las barreras reglamentarias nacionales para optimizar el equilibrio entre producción y consumo de energía.
 
El fortalecimiento del sector del automóvil forma parte de un planteamiento más ambicioso que tiene como principal objetivo la reindustrialización de España, en línea con lo que se plantea en Europa, donde la industria ha pasado a tener un valor estratégico, mientras que en España tiene cada vez menos peso respecto del producto interior bruto (PIB).
 
Ayer se puso de relieve en torno al denominado Pacto Industrial, con el que se pretende llamar la atención sobre la importancia de este sector en la actividad económica. El documento, elaborado por Anfac y en el que también ha participado la consultora PwC, parte de una premisa: la industria del automóvil “no  puede asumir nuevos compromisos todavía más restrictivos y unilaterales desde el punto de vista medioambiental”. En su opinión, las industrias de la UE ya están cumpliendo las políticas contra el cambio climático, por lo que asumir nuevos compromisos dañaría sus facilidades de competir.
 
La otra gran medida que se propone es promover desde la Unión Europea una única homologación técnica de un vehículo. O lo que es lo mismo, el establecimiento de un procedimiento de homologación tipo “ventanilla única”en lugar de tener que disponer de distintas homologaciones en función del país de comercialización.
 
Aranceles y liberalización
 
La política de homologaciones –junto a los aranceles– suele ser, como se ha puesto históricamente de manifiesto en los organismos encargados de vigilar el comercio mundial, una barrera que se levanta para impedir la entrada de mercancías. Y la industria española del automóvil piensa que, si no se aborda una liberalización de los mercados, Europa se puede quedar al margen del negocio que se prevé para los próximos años.
 
Y no es un negocio cualquiera. Según sus cálculos, los mercados europeos, ya maduros, no han presentado un crecimiento sustancial en los últimos años, pero está previsto para el 2018 que el mercado mundial crezca un 51% gracias a los mercados  emergentes. “Es, por lo tanto, crucial asegurar el acceso de la UE a dichos mercados”, se asegura.
 
En concreto, se estima que en 2017 se vendan en el planeta nada menos que 100 millones de vehículos nuevos.
España ocupa hoy el puesto duodécimo entre los mayores fabricantes de vehículos del mundo, con una cuota de mercado del 2,5%, en línea con la que tiene Rusia, aunque ligeramente por delante de Francia. El objetivo ahora es abrir nuevos mercados, y en particular se pone la vista en EEUU, sobre todo en el marco del nuevo Tratado de Libre Comercio que negocia en estos momentos la UE con Norteamérica.
 
Se trata de crear una regulación común y evitar lo que sucede ahora, que las actuales barreras no arancelarias, fundamentalmente la regulación, “suponen un equivalente a un 25,5% en tarifas en las exportaciones de la UE a EEUU”, se asegura. Algo parecido con Japón, donde existe una asimetría que perjudica a la Unión Europea.
 
Respecto a la carga fiscal, la opinión del sector del automóvil es clara. El impuesto de matriculación, vigente en algunos Estados, supone “una imposición adicional” al IVA, produciéndose una discriminación respecto de otros bienes y una fiscalidad redundante “que no tiene sentido en un área geográfica que es el segundo gran productor mundial”.
 
Sobre el mercado laboral, también se reclama una legislación de carácter europeo, aunque para España lo que se pide es un “adecuado equilibrio” entre la duración indefinida y la “excesivamente limitada” de  los contratos temporales. Y en concreto, se propone un nuevo contrato eventual de 3 a 5 años de duración descausalizado (libertad de despido) renovable por periodos de seis meses.
 

Tarifas de Luz en los medios

comparador de tarifas eléctricas de España

Tarifas de Luz, el primer comparador de tarifas eléctricas de España, tuvo una buena acogida en los medios de comunicación. Prueba de ello son las frecuentes entrevistas realizados en varios programas de radio de la COPE como invitados asiduos.

Síguenos

Contacto

91 10 11 118

Horario:
Lunes a Jueves 9:30 a 14:00 y 16:00 a 19:30.
Viernes hasta las 14:00

[email protected]